EL ARTE DE PASEAR

20161229_careri

EL ARTE DE PASEAR

Publicado en Arte & Letras. Diario Información de Alicante. 29/12/2016

Reseña de WALKSCAPES y de PASEAR, DETENERSE de Francesco Careri (Gustavo Gili, 2015 y 2016)

Recientemente, como colofón a un estupendo ciclo de charlas sobre palabras y ciudad, escuchábamos al antropólogo Manuel Delgado afirmar que el acto de andar era un gesto auténticamente revolucionario. Si hablamos de filosofía, de Aristóteles a Thoreau la historia del pensamiento está llena de ilustres caminantes. En el siglo XX numerosos creadores han hecho de la experiencia del paseo una obra artística radical… Y es que caminar es un acto tan psicológico como físico. Pasear, recorrer una ciudad a pie (a ser posible sin mapa y, por supuesto, sin GPS) supone a la vez una lectura y una escritura del espacio recorrido.
Francesco Careri (Roma, 1966) es arquitecto y profesor universitario. Su asignatura, en la que se analizan y estudian fenómenos urbanos emergentes, se realiza íntegramente fuera de las aulas, caminando y debatiendo. Más allá de la profunda envidia que sentimos hacia sus estudiantes, lo traemos hoy por la reciente aparición de Pasear, detenerse, su último libro, y por la reedición del anterior, Walkscapes: el andar como práctica estética.
Walkscapes, publicado por primera vez en 2002, y que se nos presenta ahora en un nuevo formato y enriquecido con un epílogo del propio autor, es un texto ya clásico del pensamiento urbano contemporáneo. Prestando atención tanto a mitos bíblicos como a restos neolíticos o tradiciones aborígenes, el primer capítulo va dando ejemplos de cómo el paseo ha sido desde siempre un elemento transformador del paisaje, física y simbólicamente. El grueso del libro se centra en la importancia del caminar en tres momentos de transición muy concretos y fundamentales en el arte contemporáneo: del dadaísmo al surrealismo (1921-24), de la Internacional Letrista a la Internacional Situacionista (1956-57) y del minimalismo al land art (1966-67).
Se lamenta Careri de la actual falta de cultura del caminar, algo que comprueba, por ejemplo, entre sus estudiantes: “lo saben todo acerca de la teoría urbana (…) se consideran expertos en ciudades y en espacio público, pero en realidad nunca han experimentado jugando a la pelota en la calle, encontrándose con los amigos en la plaza, haciendo el amor en un parque, entrando ilegalmente en un edificio industrial en ruinas, atravesando una favela, deteniéndose a pedir una información a un transeúnte. ¿Qué clase de ciudad podrán producir estas personas que tienen miedo de andar?”
El segundo libro, hay que decirlo, lleva un título algo engañoso. Y es que no se trata de un ensayo sobre la experiencia del detenerse, tal vez más radical aún que la del caminar, sino de una recopilación de artículos previamente aparecidos en publicaciones dispersas. El principal nexo entre ellos es que se trata en casi todos los casos de experiencias y reflexiones narradas en primera persona. Si en Walkscapes asistíamos a una exposición excepcionalmente bien hilada de lo que ha supuesto el caminar en diferentes momentos históricos y artísticos, en Pasear, detenerse es el propio Careri quien comparte sus deambulaciones y aprendizajes de los últimos años por distintas ciudades, especialmente de Italia y Sudamérica.
Entre muchos otros temas, destacan las reflexiones sobre las ciudades latinoamericanas -Bogotá, Santiago de Chile, Sao Paulo- por su carácter de laboratorio urbano, como nos enseñó Justin McGuirk en su fundamental Ciudades radicales (Turner, 2015). Impresiona también, por cercanía y desconocimiento, la descripción de los campamentos urbanos en los que son obligados a malvivir en Italia los romaníes procedentes del este de Europa, auténticos campos de concentración -cercados con vallas metálicas, vigilados por cámaras de seguridad, con acceso y salida restringidos, etc- eufemísticamente llamados “poblados de la solidaridad”. Es en estos textos, tal vez, en los que cobra sentido el título del libro. Y es que es fácil y necesario deambular, saber perderse… pero es fundamental que seamos capaces en ocasiones de hacer el esfuerzo de detenernos, de observar, de reflexionar y compartir nuestras experiencias si no queremos que estas se pierdan en el olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s